Ideas para peques

Para los que están cansados de hacer siempre lo mismo, aquí encontrareis ideas para compartir con los peques

¿Por qué muerden los niños?

on 20 mayo, 2013

En respuesta a la pregunta de Rosario de qué hacer cuando un niño muerde, primero deberíamos entender ¿por qué muerden los niños?

En la primera etapa de 0 a 1 años en muchas ocasiones los niños muerden porque la boca es su herramienta de relacionarse con el mundo. Todos los bebés se llevan a la boca todo lo que encuentran, para explorarlo, ya que es una parte del cuerpo muy desarrollada.

Cuando el mordisco viene dado por niños entre 1 y 2 años el motivo suele ser diferente, en muchas ocasiones es porque les están saliendo los dientes y lo hacen de forma impulsiva para calmar el dolor.

En otras ocasiones y no menos frecuentes el mordisco es una forma de comunicación o bien para llamar la atención, o para conseguir un juguete, o porque se ha enfadado con un compañero…

 

También en ocasiones como novedades en su día a día pueden morder, como la separación de los padres, empezar la escuela infantil, un nuevo hermano…

A  esta edad muchos todavía no tienen el lenguaje suficiente como para comunicarse, para decir cómo se sienten, o que quieren un juguete, o que un niño les ha molestado… Es importante que nos demos cuenta en que condiciones se produce el mordisco ya que es a través de esto que podremos averiguar en ocasiones cómo se siente un niño.

Desde el primer momento del mordisco debemos mostrar nuestro rechazo, nos ponemos de rodillas a su altura, le miramos a los ojos y le decimos que eso que ha hecho no está bien, que ha hecho daño a un compañero y que no nos gusta.  Le acompañamos a que le de un beso al compañero y lo apartamos de la actividad unos 2 o 3 minutos, y le decimos que lo sentamos a pensar porque no ha estado bien lo que ha hecho. Una vez ha pasado el tiempo le levantamos y le invitamos a que se una a la actividad y le pedimos que no lo vuelva a hacer.

Con el paso del tiempo esta conducta suele ir desapareciendo, ya que los peques empiezan a tener herramientas de comunicación. Si esta conducta persiste más allá de los tres años es posible que esté pasando por un mal momento emocional y habría que prestarle más interés.

 

 


Deja un comentario